7.10.11

(Re)Insight

¿Rumbo a casa?

Iba a publicar otra cosa, pero hubo un cambio. Hoy estaba sentado en una mesa circular, esperando a que llegara nuestra interlocutora cuando me puse a divagar. Entendí varias cosas que hace un tiempo atrás me habían amargado bastante. Fue una pequeña epifanía rodeado de las responsabilidades del mundo normal (y curiosamente mi conclusión es que la mayor parte del tiempo vivo en un mundo de fantasía, de sueños). Me alegró bastante y escribí al borde de una hoja aquella verdad que me había estado tanto tiempo velada. Debí subirla en vez de esta publicación, pero hubo un cambio. Como siempre, en algún momento hay un choque entre el sueño y la realidad y este fue bastante fuerte. Son esos momentos de insight en que me pregunto si estaré haciéndolo bien, si es sano tener la mente allá en el otro Reino. Tener los pies en la tierra todo el rato me mataría, pero tener la mente en el Reino quizás me impida vivir la vida que tengo aquí y ahora. ¿Es hora de un cambio? ¿Es sólo un momento de flaqueza? Se resume la duda si es verdad que quiero enfocar mi vida a un objetivo que sé de per se que no podre tener nunca en este mundo, una verdad que asumí hoy sin pensarlo y ahora cuestiono. Hacer cosas impulsivamente es parte de mi, pero ¿hacer una promesa de voto? Necesito cigarros y alcohol.
Hoy lo dulce me sabe a poco y los ojos se me fueron al techo.
-
Todo de pronto explotó en el caos, los restos se esparcieron por doquier. En la entropía que nos toca, entre amigos y copas, entre canciones y poemas, entre lluvia y tormentas sale todo a volar. Sueños desaparecidos, corazones rotos y letras sueltas que ya no se volverán a juntar yacen en todo el rededor. ¿Qué nos queda? Una promesa de voto y ojos en el techo. Una sonrisa y un beso destrozado.
-
Imagen de Ben Goossens

2 comentarios:

escargot dijo...

Este es precisamente el muro entre ese esbozo delusivo secreto y la curiosa concepción de realidad que crees imprescindible.

Seda-Kat dijo...

No no no, si bajaras de las nubes no serias tu, ir contra natura nunca te hara feliz.