6.11.11

Spiegel



Mirar al techo, nada. Mirar un recuerdo y que no este allí. Que las tarjetas no pasen, que la vida no fluya. Deje de ser un lobo, ya no cazo en las noches de insomnio. Una oveja escondida tras la piel de lobo, hermanos ayudenme a encontrarla, olvidenme al cazarla (solitarios somos los cazadores). Un pelo se te escapa tras el espejo y queda bajo mi almohada y se rehusa a salir cambio tras cambio de sabanas como mi memoria que no puede olvidar unas manos y unos pies. Somos unos en la caza bajo la luna llena, bajo la locura de la lluvia. Lobos que bailan en el Aquelarre y que insisten en ser normales, falacias impuestas en la locura sin arboles.

No hay comentarios.: