31.1.12

Arbeit



Me sorprende esa convicción transversal en nuestro país de que aquellos con la suficiente inteligencia o persistencia para triunfar deben emigrar. La fuga de cerebros es uno de los grandes elementos que impiden que nuestro país se desarrolle decentemente. Es lo mismo que ocurre con los colegios públicos y los de excelencia, ocurre una fuga de cerebros de los peores liceos, lo que hace que estos no puedan mejorar al no tener mejores recursos y entra en un circulo vicioso. Asimismo pasa con nuestra sociedad, donde aquellos con buenas ideas o con ímpetu de desarrollo emigran a Europa o USA, dejándonos en el mismo estado de desarrollo despreciable. No sé que causara esa fuga de cerebros, quizás nuestro desprecio a nuestro país de hondas raíces culturales, quizás por un sentimiento de inferioridad heredado de nuestra época como colonia española, quizás sea por el fiero mercado que se experimentó (o más bien soltó) en nuestro país, que impide desarrollar ideas nuevas por no ser estas rentables o hacer peligrar el status quo (es más menos lo que se ve en las tecnologías de información). Tenemos que cambiar drásticamente esa idea, debe ser posible desarrollar ideas y conceptos en nuestro país, no como lugar de experimentación de ideas extranjeras, sino como lugar de nacimiento y crecimiento de ideas propias que respondan a nuestras necesidades.
En mi corta carrera profesional me he topado con las clásicas excusas de parte de la industria «¿Para que cambiar lo que funciona y produce utilidades?»; pues les respondo siempre que de aquí a unos años más eso que hoy es productivo, que produce utilidades, ya no lo sera tanto por las externalidades que hoy no tomamos en cuenta, como por el encarecimiento de las materias primas (producto del derroche de las mismas) o simplemente porque no se consume más (como nos pasó con el salitre y en un futuro no muy lejano con el cobre como expuse en otro post).
Los seres humanos somos unos bichos que nos resistimos al cambio, y peor, al ir desarrollando tecnología que facilitaba la adaptación a los cambios del entorno, nos ha vuelto demasiado inamovibles y tendientes a mantener un status quo (es cosa de ver como pegó la idea del “Fin de la Historia” que no fue tal). El Mundo y el Universo en su totalidad esta en constante cambio, hace muchos años ya que abandonamos la idea de un Universo estático por uno que se mueve y esta en constante cambio rumbo a su muerte (es decir, nuestro Universo tiene vida) y vemos a nuestro alrededor como la naturaleza cambia, tanto por su cuenta como por nuestro efecto en la misma (cosa que podríamos discutir si es natural o antinatural). En el siglo XIX varias personas importantes y supuestamente inteligentes dijeron que ya todo estaba inventado y que la humanidad había llegado a su cúspide tecnológica. Bueno, hoy la gente que nos dirige tanto políticamente como económicamente dicen lo mismo «la democracia occidental es perfecta», «el mercado neo liberal es lo mejor que hay», «el Internet y sus conexiones sociales son la cúspide de la interacción humana», etc...
Bueno, les digo que nuestra sociedad como la conocemos desaparecerá, y probablemente cuando yo aún este con vida. Hay que dejar de temerle al cambio, debemos cambiar y adaptarnos, no adaptar lo que hay para que se parezca a nuestras ideas, hay que dejar la fe de lado por los hechos y mejorar de acuerdo a ellos. No escondamos más nuestra cabeza bajo la tierra y dejemos que la gente que puede hacer cambios, que tiene las ideas, se vayan de nuestro país por falta de oportunidades de desarrollo. Ver otras realidades ayuda a entender la nuestra, pero las soluciones solo se pueden crear de adentro, cuando se conoce la realidad de nuestro propio ambiente y se busque soluciones que nos adapten a esa realidad.

No hay comentarios.: