13.1.12

Korsar

Imagen de VHM Alex

Cada año aparece de nuevo la polémica respecto a los derechos de autor. Ahora en USA está el debate por el proyecto de Ley S.O.P.A. (Stop Online Piracy Act) que permite a la Fiscalía estadounidense bloquear y demandar a proveedores, bloquear sitios y perseguir a los que descargan. En otras palabras, es un proyecto de ley impulsado por las sociedades y corporaciones que viven del desarrollo y venta de arte y otros productos de consumo masivo (medicamentos en el caso de los gringos) monopolizados. Esto podría afectar también a sitios extranjeros, al ser bloqueados en motores de búsqueda o definitivamente en todo el país. La insistencia en crear estos sistemas legales de censura para proteger los intereses de algunos pocos esta demostrado que no funciona, como dije al principio año a año salen estos intentos de parar la “piratería” (piratear es obtener ganancias de copiar o falsificar algo, en Internet rara vez hay ganancias,más bien alguien deja de ganar) no tienen un efecto patente. Desde que Napster cerro y empezó la carrera contra sitios y servidores, la única forma efectiva para frenar este fenómeno ha sido la censura de Internet, donde el Estado vía los proveedores bloquean sitios o monitorean el trafico de los usuarios, una situación totalmente de Big Brother. El problema de fondo es sencillamente que la industria no se ha sabido adaptar a las nuevas corrientes de información, las nuevas plataformas y la nueva forma de ver la mercancía cultural, y se sigue aferrando a un modelo de negocio que tiene más de 60 años y que entra en conflicto directamente con la forma moderna de consumir estos productos. Quizás lo más triste es que medidas como esta son el primer escalón para tener una Internet controlada como ocurre en China , donde el concepto de Big Brother se aplica en forma completa. Sinceramente yo no quiero que el Estado vigile donde navego ni que escribo o que bajo ni menos los proveedores de Internet apliquen censura en forma arbitraria. Esperemos que esta ley SOPA, patrocinada por Senadores de USA al servicio de su industria y no de su gente, no llegue a buen puerto, puesto que si es ley, pronto nos obligaran a aplicarla (como pasó con el TLC y la nueva ley de propiedad intelectual). Gran moraleja: la industria y el establishment político no han logrado tomarle el pulso a estos tiempos vertiginosos y su especial y único Zeitgeist.

No hay comentarios.: