2.2.12

Tyrannei und Freiheit


Hoy, en mis pocos ratos sin dolor de cabeza y mareos, meditaba acerca de la opresión que nosotros mismos como especie nos imponemos. Esto se refleja especialmente en las religiones organizadas, quizás el peor tipo de organización para el control de sociedades y dentro de estas la peor es sin duda la bimilenaria iglesia católica. Esta ha regido la vida de las sociedades occidentales desde que Constantino, con un fin político, la hizo religión obligatoria del Imperio.

La iglesia católica se ha caracterizado desde mediados del primer milenio después de cristo por predicar la virginidad carnal y, peor aún, la virginidad intelectual mediante su doctrina utilizando la fuerza física y moral como arma de lucha contra cualquier impulso y libertad propia del ser humano, lo cual contradice la idea del libre albedrío y que somos creaciones perfectas de dios. Hasta la revolución francesa y quizás antes durante la reforma, la iglesia mantenía un monopolio en el occidente, llegando a ser un icono del doble standar moral y económico. Con los años se obligo a ceder en varios aspectos e intentar modernizarse, para mantenerse a la altura de sociedades cada vez más libres y libertarias (en sentido económico y moral). Puntualmente en nuestro país, estuvimos bajo la mirada paternalista y opresora de la censura religiosa, al punto de cosas ridículas como impedir que Iron Maiden toque en Chile hasta bien entrados los 90's, cuando empezamos a ser realmente un estado laico con muy poca injerencia religiosa en las decisiones políticas. Esta dependencia de la iglesia es algo heredado de nuestra época colonial, dado que todos los países que fueron colonias españolas e incluso la misma España están fuertemente ligadas a la voz tirana de la iglesia. 

Las religiones organizadas solo existen para mantener su propio poder, tiranía para mantener el status quo. No niego que hay organismos dependientes de la misma, e incluso religiosos con buenas intenciones y que trabajan en pro de la gente sin imponerles el credo (o como dice un amigo canuto «la misión evangelizadora»), pero como organización global no están más lejos de las corporaciones y las imaginaciones conspirativas tipo Illuminatis.

Gracias a Satán vivo en una época libre, dado los ciclos de la historia que nos llevan de libertad a opresión en forma cíclica, somos la visión que tenía Blake cuando gritaba la libertad y la muerte del opresor, la caída de los ángeles estúpidos frente al demonio de la alegría y la energía. Manténganse libres de cuerpo y de mente, que no hay dios que los premie por haber sido unos auto-oprimidos, ni que los castigue por haber sido felices y alegres.

Sabias palabras, me encantaría conocer a la dueña de tan revelador tatuaje.

No hay comentarios.: