28.3.12

Bildung



Con las manifestaciones de hoy (2011) y la fuerte represión, me puse a meditar sobre el fenómeno social que está pasando. Los estudiantes, apoyados por un fuerte sector de la sociedad “de a pie”, reclaman por el derecho inalienable de una educación de calidad que permita que nuestra sociedad llegue a estándares de desarrollo “de verdad” y no mero ingreso per capita. Para ello proponen como soluciones la eliminación del lucro tanto encubierto (Universidades) como el hasta ahora legal (educación básica, media, técnica y comercial), estatización de la educación básica y media, mejora en el sistema de acreditación, gratuidad de la educación “publica” y un nuevo sistema de ingreso a la educación. En primera instancia el “lucro” en la educación básica y media, es decir la libertad que cualquier ponga un colegio y cobre por él, no lo veo como un fenómeno terrible y cuasi infernal, dado que permitió en el corto plazo que el número de colegios aumente drásticamente en nuestro país, logrando la tan ansiada meta de los 60's y 70's de alcanzar una cobertura completa. Ahora, por ese mismo motivo se dejo un poco de lado la calidad (primero enfoquémonos en que todos tengan educación para después que alcanzar para todos estándares altos), cosa que no excusa que 20 años después aún sigamos con estándares relativamente bajos. Se deben potenciar los colegios municipales, personalmente creo que mediante la creación de un organismo de coordinación y administración a nivel regional, para lograr que esos colegios de altos potenciales pueden mejorar su rendimiento, cosa que de acuerdo a la teoría de mercado los haría más competitivo contra los particulares y por ende estos últimos se verían obligados a mejorar para poder competir (que mal que esto no funcione exactamente así). La solución va (y no solo en educación) en un mejor manejo del Estado, el cuál debe dejar de enfocarse en lo cuantitativo (entregar más y más recursos), sino en los cualitativo (el como se manejan esos recursos). Ahora, por ningún motivo propondría la estatización del el sistema educativo (es decir que pasen a manos de un control del estado central), ya que en Chile se ha demostrado una y otra vez que el Estado es un pésimo administrador. Insisto que lo mejor es que pase a instituciones autónomas a nivel regional, que se rija bajo criterios del Ministerio de Educación, pero con total independencia del manejo de recursos y de los detalles que afectan los casos particulares de la región, provincias y municipios. Es tomar lo bueno de la municipalización de los colegios y eliminar sus grandes falencias.

Ahora nos saltamos a otro punto, el tema de la educación superior, especialmente universidades. Se proclama educación gratuita en las universidades estatales (no confundir con las tradicionales), cosa que seria interesante salvo por el problema que generaría la misma segregación que se generaba hace 40 años. Me explico: antes de la masificación de las universidades mediante la creación de las nuevas privadas y el desmembramiento de la Universidad Técnica del Estado y de la Chile, el número de Universidades era muy reducido, cada cual con un número de cupos bastante pequeño en comparación con la cantidad de egresados de 4° medio de todo el sistema educacional (tanto estatal como privado), lo que generaba que solo los mejores lograsen entrar a las Universidades. Ahora, dada la gran diferencia entre el sistema privado y el estatal, se generaba el fenómeno que la gran mayoría de los estudiantes de las universidades provenía de la clase media y alta (es decir, colegios privados) dado que venían con una mejor base y nivel, lo que daba como resultado que su educación la financiaba el estado, ergo todos. La única forma que se lograse un sistema universitario gratuito es bajo la premisa de que los egresados de la educación media estén en las mismas condiciones de ingresar, no mediante el falso postulado de inflar los puntajes de la PSU (esto solo acarrea que los estudiantes reboten en el primer año por falta de conocimientos de base), sino mediante un mejoramiento completo del sistema educativo publico basándose en un mejoramiento cualitativo de los recursos (sorry, no soy experto teórico de la educación, solo soy un ingeniero con experiencia en la sala de clases de colegios de riesgo social). Este mejoramiento solo puede darse en forma gradual, enfocándose en primera instancia en el sistema "pre-escolar", es decir desde sala cuna, prekinder y kinder, para, después de lograr allí niveles educativos (y nutricionales) buenos, se pueda pasar al primer ciclo básico y después al segundo y media. Así, esas primeras generaciones que fueron creciendo desde el principio con un sistema mejorado de educación, podrían competir en los mismos términos por los cupos en las Universidades más prestigiosas, lo que gatillaría la gratuidad general de las mismas, de otra forma todo Chile pagaría la educación de los ricos (quizás me hubiera convenido a mi).

-

Es una noticia vieja (2 años creo), pero defiendo completamente la idea (no se de donde la copie, probablemente Emol):
«Los escolares de Estados Unidos están felices porque entrarán más tarde a clases

Cada vez más escuelas asumen que garantizar una cantidad adecuada de horas de sueño para los adolescentes es tan importante como una dieta balanceada o usar protector solar».

Entrar una simple hora después al colegio (o el trabajo) cambia radicalmente nuestra eficiencia. Somos animales diseñados para tener nuestro mejor momento de lucidez a media mañana (entre 10:30 y 12:00) y para dormir un rato entre 14:00 y 15:00 aprox. (la siesta). De a poco se han ido re introduciendo esto en nuestra sociedad, ya que responde a nuestra arquitectura natural como seres vivos (hay que desapegarnos de esa desnaturalización propia de la cultura inglesa que nos hace despertarnos extremadamente temprano y almorzar en una hora sin un descanso). Por el bien de nuestros cerebros.

No hay comentarios.: