20.3.12

Ferne Sonne

Imagen de mi gran amigo Matias



Cuando tengo todo listo, la maleta hecha, las cartas enviadas, las cuentas pagadas y sentado espero el tren llegan esos mensajes que me dicen “no ahora, es mal momento”. De pronto dudo, ya no parece tan buena idea, ¿estoy seguro? En los últimos 5 días ya no tengo tantas ganas de irme, no quiero dejar tanta gente, lugares y recuerdos atrás, pero hay que hacerlo. 8 años no son algo fácil, pero como me dijo la Muriel, esta ciudad no es para mi y tiene razón, sobreviví a ella, pero ya aprendí de ella lo suficiente para, por ahora, no volver. Es hora de salir al mundo de nuevo y volver después de haber paseado en París bajo la lluvia.

-

El finde estuve carreteando con algunos de mis amigos de la infancia (más bien adolescencia) y camino de vuelta, medio curado, recordé algunas frases memorables. Lamentablemente la hora y el estado solo me permitió retener estas dos dignas del bronce. Lo malo es que ambas las dije yo, la primera en Santiago una vez que buscaba un polerón o chaleco:

"Puta, ¿por qué toda mi ropa huele a mi?" (SIC)

La segunda se la dije a una andante años ya, manejando de vuelta después de pasear por Puerto Montt y habernos tomado unos tragos, ella se preocupó por el trafico que hay por el camino de Alerce, que es difícil para los que no lo conocen, una frase que notablemente la asustó aún más:

"No te preocupes, sólo choco contra objetos inmóviles"


No hay comentarios.: