24.5.12

S



«Una vez te dije “vamos a soñar”, y nos quedamos cantando en el solar.
Aves y mares nos volaban gritando “amor, no pares” con besos singulares.
Hoy un café, mañana tomates, dejame pronto contar tus lunares.»

-

La libertad es tan atemporal como eterna es la esclavitud. El tiempo se mide en las idas y venidas de las mareas del alma.

No hay comentarios.: