26.8.12

N

A pesar que es una constante de la existencia, siempre me choca ver la muerte de cerca y más de aquellos que “no la merecen” (concepto muy ambiguo para mi gusto). Nadie sabe bien como actuar frente a ella, sea el causante o simple espectador. En lo personal, a pesar que la considero natural, no puedo evitar sentir culpa no por mis acciones respecto a evitar la misma, sino por el hecho que no hago alarde de pena descontrolada. Es una sensación confusa, no puedo sacar nada en limpio de lo que siento sin contar que ahora estoy enfermo (una fuerte gripe), desorientándome aún más.
Escribir aquí es una forma de desahogo, de quitarme algo de esa culpa ante la muerte, ante la inevitabilidad de la misma y de que no de muestras de que me importe. Aunque la tarea de sepulturero no es una que realice con agrado.

Quizás es verdad, nada es suficiente.

No hay comentarios.: