28.8.12

UM

Proverbios

Profetas que se aprovechan de ancestrales arquetipos para gobernar sobre los débiles, consumir su energía, comer su corazón.

Aquellos que se encuentran entre claroscuros, esos que se mueven en sombras aprovechándose de los de espíritu débil y ojos cerrados. Lobos sobre unas perdidas ovejas. Zorros escapándose de los leones.

Himnos que perdidos han cantado los ángeles, ignorantes de la belleza de su propio vuelo. Sé por sus ruegos que envidian la libertad de los fuegos del infierno. Nadie es libre siendo quien se es, hasta el león desea ser oveja.

Los fuegos que consumen a los poetas son la pasión y la locura de perderse en momentos de comprender el infinito. La Noche cierra sus puertas, se apaga el fuego.

Rompen la opresión aquellos alejados de las convenciones, aquellos que atravesaron sus aprensiones en movimientos furiosos y explosivos. No hay llamas más devastadoras que los de mentes abiertas.

-

Unión

En los bordes del mundo encuentro el fondo de mi alma, esa que pertenece a los que viajan por parajes del nuevo conocimiento. Del borde cuelgan los despojos de sueños olvidados, idos con el amanecer, compuestos por palabras sueltas; hechos; monumentos de delicias. Mi alma gusta de cantar el verdadero nombre de las cosas, nombres que nuestros oídos obnubilados no aciertan a captar entre crujidos y silbidos de nuestro tirano ego. Rompe alturas semejante reunión, donde abundan ideas sin padre y almas sin vida.

En los bordes del mundo fluyen ríos de olvido, enmarcados en vidrio y madera: gloria al hombre y su causa finita (olviden Roma). Mi alma lee en su propia terminal aquello que será, tan palpable a quien ve como el frío al que nace. Lo que es arriba es abajo, el tiempo no conoce posición solo estado, evolución como lo llama el necio en su falaz visión. Los ángeles erraron, no alabes a nada, solo ama como mi alma a las dulces musas de su viaje. Ninguna muere en el tiempo, pues son estados lucidos en sueños idos.

No hay comentarios.: